Bienvenidos


Me siento como abriendo algo más íntimo que la puerta de mi casa. Pero disfruten del patio y de todas sus dependencias. ¿O acaso no es así?


sábado, 12 de enero de 2008

Calma

Hoy reinicié mis lecturas. Compré dos reposeras nuevas - ¡ que no se reclinan !, porque no había en toda la ciudad -. Y estoy más calma. Debo avisarle a Lucero porque cuando le informé la novedad contestó: "¡ Cómo que nos robaron las reposeraaaasss!!!". Hay que comprender su indignación, es que con Lucero pasamos algunas tardes recostadas en las reposeras, hablando de libros y culturas debajo de los árboles, riéndonos de nuestros maridos y sus mañas y queriéndolos mucho, porque con el tiempo uno aprende a reirse con mucha ternura de las cosas que al principio molestan.
También hoy llegaron Gaby y Martín de Buenos Aires. Es el cumple de Checho, música, mucha música, entre joropitos, milongas, cuecas y tonadas- ¡ voy a escuchar al Gaby cantar! -, es decir, amigos, las tortas de Noe y reirnos mucho, mucho, como siempre. ¿Qué más quiero? Está todo. O casi todo, extraño a Manuel, sólo eso. Pero que privilegio haberte conocido, Manolo. Donde estés.

1 comentario:

Lucero dijo...

Realmente fue una velada especial... sobre todo con todos los maridos uniéndose para formar parte del club de fans de Noe (¿y dónde quedamos nosotras? me pregunto yo -sic-)

Yo no sé si es mi cabeza cansada o la costumbre o el amor que ya siento por Mercedes, pero este verano me han sorprendido dos noches hermosa, una colmada de luna, donde conocí las estrellas; la otra rodeada de amigos y gente buena; tambien hubo, si también... una tormenta especial.

un beso, disfruta tus vacaciones!